Cómo incorpora Blackfabric la resina termoplástica en los tejidos?

A diferencia de las resinas termoestables convencionales, los polímeros termoplásticos poseen una propiedad excepcional: pueden ser recalentados y moldeados nuevamente sin comprometer sus características inherentes. Este avance abre la puerta a reparaciones más sencillas y al reciclaje, marcando un paso significativo hacia la sostenibilidad y la versatilidad en materiales compuestos.

En el centro de esta innovación se encuentra la integración de resinas termoplásticas en el propio tejido, simplificando el proceso de consolidación térmica sin necesidad de pasos adicionales. En esta publicación de blog, puedes explorar las técnicas de Blackfabric para introducir materiales termoplásticos en sus tejidos, lo que resulta en preimpregnados termoplásticos (compuestos por una matriz de polímero y fibras de refuerzo).

En el proceso de fabricación de hilos, se mezclan dos tipos de fibras: la fibra de refuerzo (por ejemplo, fibra de carbono, fibra de vidrio) y una matriz termoplástica en formato de filamento (por ejemplo, poliamida, polipropileno, policarbonato). Lograr una mezcla íntima de fibra y matriz desde el hilo hasta el producto final. Gracias a la tecnología de hibridación, se puede mantener la proporción deseada de fibra a resina, que permanece constante a lo largo del compuesto, asegurando una impregnación controlada ideal. Esto elimina la necesidad de pasos de impregnación separados, reduciendo significativamente el tiempo de procesamiento. La característica más distintiva de los tejidos entremezclados es su flexibilidad y adaptabilidad a geometrías complejas, parecidas a los tejidos convencionales.

Otro método para introducir el polímero es a través de la laminación de películas termoplásticas en la superficie de nuestras telas. Este es un proceso que Blackfabric puede realizar internamente en su planta de unión. Utilizando un proceso de calandrado, se aplica calor para fundir ligeramente la película, lo que hace que se adhiera y se lamina a la superficie de la tela. Durante el termoformado de la pieza final, se aplican la temperatura y la presión requeridas para fundir completamente el polímero, asegurando una impregnación total. Con esta técnica de laminación, se pueden lograr acabados de superficie tradicionalmente similares al carbono. A diferencia de los preimpregnados termoestables, estos pueden almacenarse a temperatura ambiente sin degradación, sin necesidad de refrigeración para su transporte y almacenamiento.

Blackfabric tiene maquinaria especializada capaz de tejer cintas planas de hasta 20 mm de ancho. Estas cintas están completamente impregnadas, incorporando ya la proporción de fibra a resina deseada. Partiendo de tows extendidos o cintas cortadas, esto resulta en acabados de superficie espectaculares. Visualmente, se obtiene un patrón de tejido grande con fibras muy planas y sin ondulaciones, optimizando las propiedades mecánicas y reduciendo el peso. Se tejen para proporcionar propiedades consistentes en ambas direcciones 0/90, y se pueden lograr anchos de tela de hasta 200 cm si es necesario, lo que resulta en telas con una estética distintiva y un acabado de calidad superior.

En el siempre cambiante mundo de los compuestos de fibra de carbono, la utilización de preimpregnados termoplásticos representa un hito significativo. La combinación de resistencia, adaptabilidad y respeto al medio ambiente marca el comienzo de una nueva era en la ingeniería de materiales.

Para aquellos interesados en mantenerse actualizados sobre los últimos avances en tecnología de materiales compuestos, Blackfabric extiende una invitación para explorar las innumerables posibilidades ofrecidas por sus productos.

BlackFabric desarrolla y produce tejidos personalizados para aplicaciones técnicas.

No dudes en contactarnos, estaremos encantados de ayudarte a encontrar una solución.
Shopping Cart
Scroll to Top